Sombras de Arena y Sal

Prólogo

Bajo una salvaje tormenta marina, un cisne blanco lucha por sobrevivir. Bate con fuerza sus alas para alzarse, pero el mar envía sus violentas olas contra el animal, imposibilitando su huída. Del cielo, lentamente, grandes copos de nieve dorados que se asemejan a afiladas cuchillas, caen perezosamente sobre las aguas. El cisne, finalmente, se rinde. Su largo cuello cae sobre el mar y se convierte en una marioneta del caótico vaivén de las olas.

El cielo parece una sombra de tiempos remotos, con un gran ojo en llamas observando en la distancia. El azul del mar va tornándose en un intenso rojo, como la sangre que brota de una herida mortal, a medida que la tormenta se intensifica. El mundo se desangra.

Desde el horizonte, un gran buque de guerra cruza frente a sus ojos, despacio pero imparable, engalanado con un impresionante mástil de oro brillante, en contraste con el negro azabache de su cubierta. Sus orgullosas velas muestran el símbolo de un copo de nieve dorado, brillante, sobre un oscuro manto de estrellas. Se dirige hacia tierra, arrasando con todo lo que se encuentra a su camino, como un río que recupera la libertad que la presa del Hombre le robó.

Untitled-3.png

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.